El Valle de la Muerte y como cruzarlo

El pasado mes de octubre, TV3 ofreció un buen documental, Inversión de futuro, con los líderes clave de la investigación y la comunidad de la innovación en nuestro país. 

Uno de los principales temas tratados fue el llamado "Valle de la Muerte" (the Valley of Death): el gran vacío entre el proceso de la investigación fundamental y el mundo comercial. 

Es un problema clásico en todos los sistemas de innovación de todo el mundo. En Europa hay una expresión para este problema y se llama "paradoja europea". ¿Cómo es posible que un continente con una comunidad científica y tecnológica tan productiva como la nuestra sea tan incompetente en la transferencia de sus resultados en el mercado? ¿Por qué estamos perdiendo terreno año tras año frente a las grandes corporaciones de Estados Unidos y Asia? 

En Cataluña, tras una década de invertir en la creación de una comunidad de investigadores científicos de alta calidad (CERCA), la situación es bastante similar a la de otros países europeos. Estamos sufriendo el síndrome del valle de la muerte. No sabemos cómo transferir nuestra excelente  investigación en el mundo comercial. 

Una manera de atacar el problema es aprender cómo otros países han encontrado soluciones. ¿Qué países? Nuestras autoridades han repetido año tras año que Cataluña debería ser la California o la Massachusetts de Europa. Vamos a ver cómo han surgido estos centros de EEUU y como se han convertido en campeones del mundo de la ciencia y la tecnología. 

La economista Mariana Mazzucato ha publicado este año un estudio brillante que todos los investigadores interesados en las políticas de innovación deberían leer. El título: "El Estado Empresarial". 

Lo puedes encontrar en la red por "Creative Commons". 

¿Un "Estado empresarial"? ¿Puede un Estado ser empresarial? Durante más de tres décadas los economistas neoliberales han predicado una y otra vez que los individuos son los únicos verdaderos empresarios. El Estado era una institución anacrónica liderada por una mentalidad burocrática. Pero este modelo no explica cómo funciona el sistema líder de Ciencia y Tecnología, empezando por la comunidad científica y tecnológica de los EE.UU., líder mundial, y sus principales ejes: California y Massachusetts. 

La tesis de Mazzucato es que el sistema funciona, al menos desde la Segunda Guerra Mundial, gracias al Estado Empresarial. La Administración de los Estados Unidos es el actor clave en la conducción de las principales tecnologías que son el núcleo de la sociedad moderna. El sistema no está liderado por un grupo de individuos pioneros como en las películas del Viejo Oeste. El actor clave es un grupo de agencias públicas empresariales como DARPA que ha alimentado década tras década las tecnologías revolucionarias y ha facilitado el camino a la supremacía de Estados Unidos en alta tecnología. DARPA es el paradigma de este papel empresarial de un Estado. 

Pero demos un paso adelante. Este Estado Empresarial también ha cambiado durante las últimas décadas todo el sistema de Ciencia y Tecnología. High Tech (alta tecnología) es el nombre moderno de este sistema. DARPA fue la madre del programa de investigación de los Estados Unidos en IT a través de la creación en los años 60 de los departamentos de informática de las principales Universidades de Estados Unidos (MIT, Stanford, Carnegie Mellon, y algunas otras), llamado "los laboratorios ARPA ". El modelo se analizó en los años 90 por un grupo de antropólogos de la Universidad de Barcelona (Serra, A. 19921) y ha sido el modelo que ha inspirado la creación de centros como i2cat desde sus comienzos hace más de 10 años. El modelo 

DARPA es un esfuerzo para "llenar el vacío" entre la ciencia fundamental y la innovación, un puente sobre el Valle de la Muerte. 

Pero lo más importante, DARPA y el Departamento de Defensa, no sólo financiaron este tipo de investigación, sino que fueron los primeros usuarios y compradores de sus resultados a través de la contratación pública innovadora. Este es el segundo puente sobre este valle. Los proyectos de DARPA no son por interés propio de la comunidad científica y tecnológica. Ellos realmente los necesitan. Y los utilizan. Los resultados no son sólo documentos sino prototipos, sistemas que funcionan y sólo cuando lo hacen, las hipótesis están validadas. Construyen hechos, no sólo los analizan. Ciencia y Tecnología se mezclan. Para DARPA, "CERCA" y "TECNIO" son comunidades unificadas. 

DARPA no es la clásica agencia de burócratas. Ellos son los mejores investigadores y responsables políticos que trabajan durante un mandato en la selección del tipo de tecnologías estratégicas con un "doble uso": en primer lugar los militares, luego el mercado. La informática es su invención: una ciencia de una tecnología. La división de la antigua Europa entre Ciencia y Tecnología se ha esfumado. Ciencias tecnológicas ("ciencias sintéticas") o tecnologías científicas ("high tech"). Eso es todo, amigos. Ciencias de la Computación es una criatura del DARPA y su resultado, Internet. El Valle de la Muerte sólo existe en el modelo antinguo. El nuevo crea un nuevo entorno de colaboración entre el sector público y el mundo privado como el Parque de Investigación de Stanford (el lugar de nacimiento de Sillicon Valley), superando el tradicional Valle de la Muerte. 

En este nuevo modelo, el sector público ya no es un asistente para el mercado. Es líder en el mercado. De hecho, es el nuevo mercado, la parte más innovadora de la economía de alta tecnología. 

¿Cuándo entenderá la Comisión Europea este punto? ¿Cuándo dejarán de invertir millones de euros en nuestros dinosaurios privados y comenzar una política innovadora de contratación pública para alimentar nuestros Googles, Apples, etc.? 

Las empresas privadas más dinámicas y startups de EEUU no están luchando contra el Estado, porque lo necesitan como primer comprador. El objetivo de estas empresas es llegar a los usuarios, no al mercado: En primer lugar el usuario público, finalmente todo el mundo del planeta. Sólo cuando se tiene millones de usuarios, se puede obtener los beneficios del mercado. Recuerde el primer principio de Google: "Centrarse en el usuario y todo lo demás vendrá solo"

Desafortunadamente este modelo sigue siendo bastante desconocido en Europa y en nuestro país. El modelo de investigación e innovación que hemos seguido en la última década es una versión más pequeña del modelo más común europeo, desarrollado por Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. Se basa en una separación desfasada entre la ciencia (Max Planck) y la tecnología (Fraunhofer), con el objetivo final de lanzar nuevos productos y servicios al mercado. Este es el modelo seguido en Baviera o Baden-Württemberg, pero no en California o Massachusetts. Estas regiones europeas son líderes en Europa, pero no la referencia en la competencia mundial de la alta tecnología. Europa sigue, como cada año, un paso atrás en esta liga. Pero, ¿por qué Europa no es un jugador clave en la competencia global como América y Asia? Una de las principales razones son nuestras referencias mentales, nuestras creencias. En Europa todavía creemos en nuestros viejos modelos económicos y políticos elaborados por gente como Schumpeter o Keynes que dicen que los empresarios son individuos y que el papel principal del Estado es proporcionar servicios de bienestar. Pero Europa puede cambiar, y Cataluña también. 

En los próximos años, la nueva Comisión Europea se ha comprometido a invertir 300.000 millones de euros en la lucha contra la crisis económica y social. Necesitamos un tipo de ARPA Europea, dedicada a impulsar un nuevo programa renovador de la investigación y la innovación en alta tecnología, con la participación de millones de ciudadanos europeos. ¿Por qué no aplicamos la visión del Estado Empresarial a nuestros sistemas de protección social? ¿Para nuestras ciudades? ¿Para nuestro patrimonio cultural? ¿Para nuestros sistemas educativos?

Europa puede transformarse en un collaboratory mundial, desarrollando la próxima generación de alta tecnología: las tecnologías de la creatividad, la innovación y el conocimiento. Internet puede transformarse en una plataforma de conocimiento e innovación más allá de la actual Internet de la información y la comunicación. Tenemos muy pocos usuarios militares en Europa. Nuestros usuarios son cada uno de los ciudadanos que pueden tener capacidad para innovar, la Red Europea de Living Labs (ENoLL) dixit2, con la nueva generación de tecnologías y entornos de colaboración.

Podemos superar el Valle de la Muerte. Otros países como Israel ya lo han hecho. El único requisito: cambiar radicalmente nuestro modelo de Ciencia y Tecnología.

Facebook Twitter Twitter More...